Hoy en día es de sobra conocida la potencia de las computadoras de ajedrez capaces de batir a los mejores jugadores del mundo, pero lo que seguramente casi ningún aficionado al ajedrez de nuestra ciudad sepa es que uno de los mejores programas informáticos de juego españoles, por no decir que el mejor, es obra de un programador de Salamanca. Enrique Sánchez Acosta comenzó a aficionarse por el ajedrez y muy especialmente por el complicado mundo de los motores de ajedrez en su primer año de carrera y con mucho esfuerzo y dedicación consiguió que su criatura, llamada Alfil, ocupara uno de los puestos cimeros de la robótica ajedrecística española así como una destacada posición en el escalafón mundial de la misma. En la siguiente entrevista Enrique nos adentra en este fascinante mundo y nos da su punto de vista sobre el pasado, presente y futuro de la inteligencia artificial aplicada al ajedrez. Es la primera colaboración de nuestro amigo y colaborador Enrique quien nos irá enseñando los secretos que se esconden detrás de este apasionante mundo.