Club

El Club Ajedrez Salamanca es el lugar idóneo donde practicar y perfeccionar el ajedrez en un ambiente ameno y de amistad

Leer más...

Escuela

El club en colaboración con la Delegación Salmantina de Ajedrez tiene una Escuela para adultos y niños

Leer más...

Colegios

La Federación proporciona monitores a todos aquellos colegios que quieran impartir clases en su Centro

Leer más...

Clases On Line

La Federación también ofrece la posibilidad de recibir clases a través de internet a colegios, asociaciones y particulares

Leer más...

Curso de Ajedrez

En esta sección ofreceremos lecciones de diferentes niveles en la web con idea de acercar el ajedrez a todo el público

Leer más...

¡Buenas tardes ajedrecistas!

Como ya sabrán los lectores del periódico LA GACETA de este miércoles 22 de abril, dentro del puente que conmemora la batalla de Villalar del 23 al 26, ha tenido lugar el Campeonato de España Universitario de Ajedrez, habiendo participado en el mismo representantes del ajedrez universitario salmantino, es decir, el equipo de la USAL, mismo equipo que se alzó con el título regional hace un par de meses en Valladolid.

Los mejores ajedrecistas del ámbito universitario, el cual recoje a una veintena de maestros de carácter internacional, se reunieron en Madrid para disputar este puente el Campeonato de España Universitario (CEU 2015) y entre estos ajedrecistas se encontraban vuestros compañeros de universidad Miguel de la Cruz Revilla, estudiante de Fisioterapia; Raúl Martínez, de la facultad de Física; y un servidor, Adrián García del Castillo que me encuentro en Derecho y que aún con un papel más modesto que el de los dos anteriores, los he acompañado para dejar el pabellón de la USAL lo más alto posible. Torneo del que si me lo permitís, deseo hablaros con más detalle:

No sin contratiempos, conseguimos reunirnos el jueves en Madrid el equipo de la USAL y Antonio del Servicio de Deportes de la Universidad, los cuales componíamos la expedición salmantina que se disponía a asaltar la capital, con el objetivo de espantar al gafe que había perseguido otros años en esta competición al equipo de ajedrez de nuestra Universidad, ya que como nos habían avisado, los pobres resultados de otros años habían en alguna ocasión perjudicado a nuestro deporte, motivo que hacía que llegaramos muy motivados al evento ya que queríamos demostrar que no todo el monte es orégano. Y así, cansados del viaje y cargados de presión, decidimos que estar en Madrid disputando un torneo Nacional merecía por sí solo una celebración, lo cual era la escusa perfecta para librarse del lastre que suponía dicha presión y recargar las pilas para empezar al día siguiente la competición al máximo rendimiento, por lo que Miguel y yo decidimos salir a tantear lo que podía depararnos la fiesta de la capital y a poder ser practicar uno de nuestros hobbies “el futbolín”, lo que a la postre se convertiría en una auténtica Odisea como ya os comentaré.

Con las pilas recargadas, nos levantamos el viernes por la mañana y, tras un rápido desayuno y una hora de metro, llegamos al campus de la Universidad Politécnica de Madrid que sería la sede del CEU 2015 y a pesar de que pagamos la novatada en el cálculo de los tiempos de desplazamiento y que todos los integrantes de nuestro equipo partiéramos de un ranking inicial muy bajo (Miguel: 42, Raúl: 60 y yo: 71) lo que nos perjudicó cada ronda al no pasar los cortes y tener que enfrentarnos a gente en teoría mucho más dura que nosotros, cosechamos un gran resultado en dicha primera ronda pues Miguel consiguió unas más que meritorias tablas contra el top 6 de la competición, el Maestro Internacional Ángel Espinosa; y Raúl y yo sumamos otro punto y medio, Raúl ganó y yo empaté con nuestro amigo de la Universidad de Valladolid Carlos Rodríguez. Tras esto, el final de la mañana depararía otro punto y medio cosechado por los miembros del equipo de la USAL siendo en esta ocasión a mi al que le tocara enfrentarse a un Maestro FIDE al igual que en la próxima ronda y no siendo capaz de superarlos en el tablero.

Así tras una mañana de contacto en la que habíamos superado con creces los objetivos obteniendo más de la mitad de los puntos posibles, decidimos quedarnos en el campus de la Politéctica para probar los menús de sus facultades y de paso, aunque no era ni mucho menos el fin principal, echar unas partidas al mus con los amigos de Valladolid Carlos y Adrián y con los del País Vasco Bruno y Héctor (que también digo vaya amigos nos echamos: pucelanos y vascos… XD), sobremesa en la que tras perder la primera partida con los de pucela, cuando nos volvió a tocar entrar a la mesa, demostramos esa calidad que solo tenemos los salmantinos y nos fijamos a nuestros asientos no siendo ya nadie capaz de volver a hacernos levantar.

Tras este impás jugando al mus volvimos a la ardua concentración de la competición y por la tarde, nuestro conjunto salmantino recolectó otros dos puntos y medio, terminando el día con un saldo de seis puntos que nos dejaban un buen sabor de boca y muchas ganas de seguir demostrando de lo que eramos capaces al día siguiente. Así que después de cenar, Miguel y yo decidimos intentar terminar la tarea que habíamos empezado la noche anterior: encontrar un futbolín; tarea para la que esa noche pedimos refuerzos y Carlos y Adri, los compañeros de la UVA, se unieron a la expedición; sin embargo, al igual que la noche anterior, resultó una misión fallida ya que tras patear tres zonas de fiesta, preguntar a todos los amables madrileños que encontramos y recorrer suficientes kilometros para que un fondista pidiera un descanso, nos vimos obligados a admitir que esa noche tampoco se lograría el milagro (sí, ya veíamos el encontrar un futbolín como un milagro) y decidimos volver al hotel decepcionados por el futbolín pero, al menos, con la sensación de haber pasado una noche divertida compartiendo muchas risas con buenos amigos.

A la mañana siguiente conseguimos llegar a la sala de juego sin contratiempos, dado que Raúl y Toño se lo curraron estudiando el mapa de metro de Madrid y tras muchas confabulaciones, consiguieron encontrar un camino más rápido y eficiente para llegar a la Politécnica, lo que nos facilitó en sumo grado los viajes. Y el día de competición tenía que seguir la misma tónica: conseguimos otros cinco puntos y medio y ¡¡¡el codiciado pleno!!! Pues en la séptima ronda los astros se alinearon y todos los integrantes del equipo conseguimos imponernos a nuestros rivales derrotando con autoridad a Ismael Alshameary (Miguel), Adrián González (Raúl) y Cristina Coll (yo, Adrián), hito que Toño celebró invitándonos a una ronda de cervezas y que nos dio pie a Miguel y a mi para continuar con nuestra Odisea particular en busca de Ítaca, o un futbolín o lo que fuera. Y, aunque encontrar un futbolín finalmente fue imposible, conseguimos encontrar un muy buen pub con un billar, buena cerveza y buen ambiente en el que junto a nuestros amigos Carlos y Héctor pasamos entre risas una gran noche de fiesta.

Bueno, creo que ya no nos queda mucho más que contar o… SÍ, cual fue nuestra sorpresa al llegar el domingo por la mañana a la sala de juego y ver en la clasificación provisional que a falta de la última ronda nuestra modesta Universidad se encontraba en el top 10 de España y nuestro compañero Miguel de la Cruz estaba en el puesto 15º en la clasificación individual. Sin lugar a dudas esta era nuestra oportunidad ya que otro pleno nos aseguraba el top 8 y el volver a casa habiéndo conquistado un pequeño trozo de la historia del deporte de la USAL.

Volaron los peones, los caballos y los alfiles; los cuadros se volvían borrosos y ya no sabíamos si eran negros, blancos o azules y cada segundo que marcaba el reloj de juego lo acompañabamos con ese agitar de pierna que marca un estado de tensión, espectación y nerviosismo que solo la competición aporta a un deportista, es decir, estábamos en una nube. Y así, las partidas fueron terminando y empezaron a caer los puntos ¡Miguel ha ganado al Maestro FIDE Francisco Sánchez! ¡Adri ha remontado partida con calidad de menos y se ha llevado el punto! y… ¡A Raúl se le ha caído la bandera, ha perdido por tiempo…! Ohhh, el sueño acababa y a punto de rozar la gloria hemos resbalado, pues solo medio punto nos separó del top 8 en la clasificación por equipos.

Un sabor agridulce tiñó nuestras bocas y una mezcla de frustación por lo cerca que habíamos estado y de éxtasis pues sabíamos que y aún con todo habíamos cumplido de sobra con las expectativas y la confianza de la Universidad se apoderaron de nosotros. Sin embargo, tras la comida y tranquilizar los nervios, el puntito amargo se fue diluyendo pues ahí estaba Toño para animarnos e irnos filtrando las buenas noticias que iban llegando, pues a pesar de que por equipos no alcanzamos el top 8, nuestro campeón particular, Miguel de la Cruz Revilla, con una actuación de matrícula de honor en la que logró SEIS DE NUEVE PUNTOS posibles quedando a tan solo punto y medio del ganador del torneo, el Maestro Internacional Daniel Forcen Esteban, se coló 10º en la clasificación final, siendo la mejor posición de siempre para un representante de la USAL y ahí no acabó la cosa pues a pesar de ese medio punto que nos faltó para colarnos entre los ocho mejores de la clasificación por equipos, la Universidad de Salamanca con los cuatro puntos obtenidos por Raúl y los tres y medio que yo pude aportar a la selección, terminó la competición con trece puntos y medio, lo que la valió para acabar en el puesto 11º, el cual y según los comentarios del Servicio de Deportes también es la mejor clasificación de la USAL en los Campeonatos Universitarios de España de Ajedrez.

Así pues, ¡enhorabuena equipo de ajedrez de la USAL y gracias Servicio de Deportes por confiar en nosotros para representar a la Universidad!

Agradezco a todos los que habeís leído esta humilde crónica el ratito que habéis pasado conmigo y con el resto de miembros de la expedición salmantina del CEU 2015 y espero haber sido capaz de transmitiros las vivencias allí acaecidas. Tampoco puedo terminar sin hacer una mención especial a Antonio, del Servicio de Deportes de la Usal ya que sin su forma de apoyarnos, animarnos y motivarnos estoy seguro de que no habríamos “rascado” alguno de los puntos obtenidos este fin de semana en el torneo; también quiero agradecer el año pasado al resto de compañeros de la USAL que habéis compartido con Miguel, Raúl y conmigo, compitiéndo y mejorando con nosotros en todas las competiciones disputadas en la Universidad y a los que espero seguir viendo disputando los torneos el próximo año, así que a todos vosotros, ¡GRACIAS!

Un saludo y hasta la próxima.

Adrián García del Castillo

A continuación una de la partidas de la competición comentada por Miguel de la Cruz en la que se enfrentó a Ángel Espinosa

 

Scroll to top